Skip to main content

Noticias

Noticias OBA

Incendios Forestales: un mal frecuente de la época estival

enero 23, 2018
(OBA)

El año pasado OBA hizo hincapié en uno de los desastres más grandes del continente americano durante los meses primeros meses del año: los incendios forestales Volvemos sobre el tema con el mismo objetivo: hacer que conozcas más sobre este tipo de emergencias y puedas colaborar en su prevención.

Buenos Aires,23 de enero 2017- Con la llegada de temperaturas extremadamente cálidas vienen los incendios forestales. Te contamos cómo se generan y cómo prevenirlos.

Comienzan los meses de altas temperaturas y con ellos sobrevienen los titulares (en distintas partes de la región americana) que contienen estas palabras: “Incendios Forestales”. Los mismos son una de las emergencias más comunes y dañinas del continente, pero ¿sabes qué son? Son fuegos que se propagan sin control, sin importar su origen, sobre terrenos rurales, destrozando no sólo la vegetación, sino muchas veces especies de animales que habitan en ese lugar.

Ahora bien, no basta saber qué es un incendio forestal, sino también conocer por qué se provoca, ya que en este punto puede estar una de las claves para prevenirlo. Según “Alto a los Incendios Forestales”, la Campaña Nacional de Prevención de Incendios impulsada por el Gobierno de Chile a través de la CONAF del Ministerio de Agricultura, hay tres factores intervinientes en la generación de fuego: calor, oxígeno y material combustible. “Sin embargo –continúa la explicación- un cuarto factor a considerar es la actuación directa del ser humano en estas incidencias”.

Entonces, por un lado está el accionar humano. Si contemplamos, además, particularidades de estos incendios: rápida extensión en grandes áreas, cambios súbitos de dirección y la capacidad de atravesar a su paso obstáculos como ríos y carreteras; podemos entender cómo llegan a convertirse en grandes catástrofes.

Es necesario mencionar que los incendios forestales también pueden darse por causas naturales, sea por la caída de un rayo en una zona con mucha hierba seca; por el calor intenso, por actividad volcánica o por el mismo relieve del terreno. En estos casos cada país tiene diferentes protocolos de intervención para evitar el comienzo de la emergencia.

Toda esta información nos enfrenta a una primera conclusión: no podemos hacer nada para evitar las causas naturales de incendios, sí podemos manejar el factor humano, pero ¿cómo?

Cuando es el ser humano quien inicia los incendios, estos pueden generarse por colillas de cigarrillo mal apagadas, por el fuego para barbacoas fuera de control, quemas agrícolas, quema de basura o fuegos artificiales, entre otras causas.

Las consecuencias de los incendios forestales en nuestro medioambiente son devastadoras. Por eso es tan importante informarse, generar y compartir campañas de prevención para forjar conciencia y evitar la propagación de incendios.

Por esta razón, compartimos algunas recomendaciones que puedes tener en cuenta para colaborar con los bomberos de tu comunidad:

1. De ser posible, no realices quemas entre diciembre y marzo, meses de altas temperaturas que pueden contribuir a acelerar los incendios.
2. No arrojes colillas de cigarrillos, fósforos encendidos ó cualquier otro elemento que pueda iniciar el fuego sobre el pasto.

3. Evita hacer fogatas. De ser necesarias, verifica que toda llama se encuentre totalmente extinta luego de apagarlas.

4. No ingresar automóviles o motocicletas en zonas donde hay matorrales secos, ya que el contacto del tubo de escape con la vegetación puede generar un incendio.

5. En zonas rurales, se recomienda dejar espacios libres de vegetación u otros elementos combustibles entre los cultivos y las construcciones, de modo que impidan el avance ininterrumpido del fuego en caso de desatarse el incendio.

Si llegas a ser testigo de un incendio forestal, avisa a las autoridades inmediatamente, y ponte a resguardo.

Organización de Bomberos Americanos (OBA) agradece a sus patrocinadores Iturri, Scott, Bullard, KFT, Holmatro y Honeywell por hacer posible la realización de sus actividades.